6 consejos para la respiración consciente

El estrés cotidiano, la vida agitada, el estilo de vida poco saludable: especialmente nuestra actividad más natural y vital, la respiración, se descuida rápidamente. Luego inconscientemente "aplanamos" nuestra respiración, lo que tiene un efecto negativo en nuestro bienestar y nuestra energía. Los siguientes ejercicios y consejos te ayudarán a recordar tu respiración, porque la respiración profunda y consciente nos ayuda diariamente a una mayor concentración y vitalidad.

Consejo 1

La inhalación es un método popular para que los resfriados limpien las vías respiratorias. Sin embargo, no debe inhalar con soluciones de manzanilla, como hasta ahora se recomienda a menudo, sino con una solución salina. Mientras que la manzanilla puede causar que las membranas mucosas se sequen, la solución salina tiene un efecto calmante sobre las membranas mucosas y por lo tanto promete una mejora rápida. Para una solución salina, simplemente agregue aproximadamente 2-3 cucharaditas de sal a un litro de agua caliente. Luego sostenga la cabeza cubierta con una toalla sobre el recipiente y respire profundamente.

Consejo 2

Una dieta saludable, equilibrada y rica en vitaminas fortalece su sistema inmunológico y previene enfermedades. De particular importancia es una gran cantidad de fruta fresca (como los cítricos) y verduras con un alto contenido de vitamina C, ya que puede ser utilizado por el cuerpo mucho mejor que las vitaminas de los suplementos dietéticos.

Consejo 3

Siéntate en una silla y deja que tus manos cuelguen entre tus piernas. La cabeza cuelga pesadamente hacia abajo, los hombros, el cuello y la espalda están relajados. Al inclinarse, exhale lentamente. Manténgase en esa postura por un momento y luego vuelva a enderezarse. Inhale ligeramente La respiración consciente te hace sentir en forma y relajado de nuevo rápidamente.

Consejo 4

Este ejercicio es para relajarse y relajarse. Se puede realizar estando de pie (postura floja, de pie al ancho de los hombros, con las rodillas ligeramente dobladas) o sentado. Mantenga sus brazos al lado de su cuerpo y luego levántelos lentamente hasta el nivel del pecho. Al exhalar, divida los brazos. A medida que inhalas, tus brazos lentamente vuelven a avanzar. Repita este ejercicio varias veces. Después de completar los ejercicios, coloque sus manos sobre su estómago y permanezca en esa posición por un momento.

Consejo 5

Este ejercicio también te ayuda a respirar mejor. Retrocede y dobla las rodillas ligeramente. Mientras toma una respiración profunda, levante los brazos de lado sobre su cabeza. Al exhalar, balancee los brazos y la parte superior del cuerpo hacia adelante. Repita este ejercicio cinco veces y luego baje la parte superior del cuerpo hacia adelante.

Consejo 6

Para promover la respiración libre, siéntese con las piernas cruzadas en el piso y descanse los brazos hacia los lados. Mantén la cabeza en alto y mira hacia adelante. Asegúrese de que la cabeza y la columna cervical no estén sobre estiradas, ya que esto podría causar mareos. Inhale profundamente por la nariz y exhale por la boca.

Compartir con amigos

Deja tu comentario